CARGANDO

Escribe para buscar

Cine CULTURA

Conoce a Alberto Achar: diseñador de producción del cortometraje Intrepid

Compartir

Por Majo Farías

Sin duda, el cine es el arte de edificar escenarios, narrar fantasías, expresar emociones y crear. No obstante, todo el trabajo que hay detrás del producto final es, a la vez, tan fascinante, como arduo. Cada detalle que requiere una cinta, por larga que sea, para lograr una ejecución perfecta, resulta de la labor de todo un equipo de artistas expertos. Tuvimos la oportunidad de platicar con Alberto Achar, diseñador de producción de Intrepid, para conocer todo sobre lo que implica crear magia y volverla realidad.

Descubre Intrepid: una aventura entre libros y magos

“Intrepid” es un cortometraje sobre Hazel, una bruja que estudia en una prestigiosa universidad de magia. Para graduarse, necesita pasar tres pruebas que abarcan el uso altamente avanzado de hechizos. Cuando Hazel no puede hacer la última de las pruebas, irrumpe en la biblioteca de la universidad durante la noche y roba el antiguo libro de hechizos de Merlín para obtener las respuestas que necesita. Sin embargo, la biblioteca cobra vida como una forma de proteger el libro y Hazel necesita usar su ingenio y sus habilidades mágicas para escapar de la biblioteca.

Construir fantasías: una labor creativa, analítica y arquitectónica

Como “Intrepid” es un corto de fantasía de alto concepto, nos cuenta Alberto, su tarea era trabajar en estrecha colaboración con la directora para construir este mundo de fantasía de la manera más atractiva visualmente, pero al mismo tiempo ser consciente de las restricciones presupuestarias. Estaba a cargo del diseño de los sets y de obtener todos los accesorios que se requerían para la historia. Su principal inspiración para el diseño de los sets fueron las películas de Harry Potter, naturalmente. La biblioteca y la escuela debían parecer que habían estado allí durante varios años. Sin embargo, dado que filmar en una biblioteca real es una pesadilla logística de producción, y como no pudieron encontrar una ubicación que coincidiera con el aspecto visual que buscaban, tuvieron que construir una biblioteca en un foro desde cero.

“Intrepid” se filmó parcialmente en un foro con un set construido en un estudio y parcialmente en una locación. Una de sus partes favoritas de trabajar en ello fue que convirtieron un restaurante mexicano en California en el vestíbulo de la biblioteca mágica de la universidad. Tuvieron que limpiar todas las mesas y sillas, así como traer muebles antiguos y un puñado de libreros para poder vender el espacio y transformarlo.

Otro desafío para esta producción fue trabajar en conjunto con la persona que se encargó de los efectos visuales e incluirlos en el diseño de la película. Cuando Hazel intenta robar el libro de Merlín, los libreros de la biblioteca se mueven y tratan de atraparla. Tuvieron que fabricar libreros móviles para poder lograr esos efectos.

 

“Trabajar con Alberto es una alegría absoluta. Su actitud positiva y su mentalidad de colaboración lo convierten en un miembro atento y servicial del equipo, pero también es un líder del equipo diligente y trabajador. Estoy muy contenta de haberlo tenido como diseñador de producción para mi película de ciencia ficción y fantasía “Intrepid”. Alberto no solo trabajó para crear la visión que sostuve como directora, sino que también impregnó el proyecto con su propio toque de creatividad e inspiración que contribuyó enormemente a la estética de la película y al mundo de la historia en general. Alberto pudo construir un mundo de fantasía creíble con recursos limitados y un presupuesto restrictivo. Es astuto, ingenioso, inteligente, positivo, inspirador y, quizás lo más importante, divertido. Siempre sonríe (y sus chistes son los mejores).”

-Alexa Tuttle, directora de “Intrepid”.

¿Cómo fue que llegaste a trabajar en este corto? ¿Quién te contactó y qué razones te dieron cuando te contrataron como diseñador de producción para este filme?

Alexa, la directora de “Intrepid”, es en realidad una muy buena amiga mía, y cuando me dijo que estaba desarrollando un corto de fantasía, me atrajo de inmediato. La historia cambió significativamente desde el primer borrador del guión que leí hasta el proyecto final, pero fue la misma idea de una biblioteca encantada en una universidad de magia con libreros móviles. Tan pronto como Alexa me contó sobre el proyecto, comencé a pensar en ideas sobre cómo dar vida a esta historia. Estaba claro desde el principio que teníamos que construir parte de estos sets en un estudio o foro y diseñar un set de construcción era algo que siempre quise hacer. Alexa y yo también compartimos el mismo amor por las películas de fantasía, específicamente la franquicia de Harry Potter, que fue una gran referencia visual para la película. Así que tanto Alexa como yo trabajamos muy bien juntos y mi pasión por la fantasía fue lo que me hizo terminar siendo el diseñador de producción de Intrepid.

 

Nos contaste que, “cuando Hazel intenta robar el libro de Merlín, los libreros de la biblioteca se mueven y tratan de atraparla. Tuvimos que fabricar libreros móviles para poder llevar a cabo esos efectos “. Describe cómo le hiciste para crear este efecto. ¿Quién fue tu creador de efectos visuales, usaste una combinación de efectos especiales prácticos y efectos visuales, etc.?

Para los libreros, tuvimos que comprar libreros de IKEA realmente baratos (porque hacerlas desde cero nos hubiera costado más dinero), y las modificamos para que se vean como queríamos, porque los muebles de IKEA son demasiado modernos y queríamos una aspecto más antiguo. A los libreros les agregamos molduras, los texturizamos, tuvimos que colocarlos en dollies con ruedas que construimos nosotros mismos y, finalmente, agregamos manijas en la parte posterior para que las personas pudieran moverlos. Nuestra supervisora de efectos visuales, Amelia Nista, fue la primera persona en concebir esta historia y llevársela a Alexa, y aunque muchos de los trucos de magia se agregaron digitalmente a través de VFX, sabíamos desde el principio que mi departamento tendría que averiguar una manera de hacer que esos libreros se muevan prácticamente.

 

Tanto tú como la directora Alexa Tuttle comentan sobre su capacidad para hacer que las cosas en esta película se vean fantásticas con un presupuesto muy ajustado; ¿Cuál es tu secreto?

Sinceramente, creo que es la calidad de producción de este corto fue lo que hizo que se vea increíble. El hecho de que grabamos partes del mismo en un estudio de sonido nos dio un mayor control de la iluminación y el movimiento, y pudimos lograr escenas sorprendentes que ocurren en los pasillos de la biblioteca. Tener un increíble equipo dentro del departamento de arte que trabajó tan duro para preparar cada set también fue de suma importancia. Y creo que cada dólar que teníamos en el departamento de arte se gastaba sabiamente. Por ejemplo, hablé sobre los estantes para los libros, pero lo que realmente vendió el espacio como una biblioteca más antigua fueron los libros que estaban en los libreros. Rentamos casi 40 metros de libros falsos de una casa de utilería y eso tomó casi una cuarta parte de nuestro presupuesto total. También creo que aprovechamos muy bien nuestra ubicación. Porque mientras filmamos los pasillos de la biblioteca en el foro, filmamos el vestíbulo de la biblioteca y el mostrador de circulación en un restaurante mexicano. Uno de los desafíos del diseño de producción para cine es convertir una ubicación en algo que no lo es, y creo que aprovechamos mucho la ubicación para convertirla en una biblioteca.

 

¿Tantos premios? ¡Felicidades! ¿Qué crees que tiene esta película que resultó que hizo que fuera aclamada en festivales?

Creo que fue tanto la calidad de producción como el hecho de que queremos, como espectadores, estar sumergidos en nuevos mundos, y por eso es que la fantasía es tan grande en la cultura popular. Los efectos visuales terminaron luciendo realmente bien, la actriz Valerie Rose Lohman fue fantástica como Hazel, y la partitura original de Robert Mai fue magistral y también ganó premios en festivales de cine. Todos los diferentes departamentos hicieron su mejor esfuerzo y se puede ver a través del producto final, y creo que es por eso que Intrepid ha entrado en tantos festivales de cine.

 

¿Cuál fue el mayor desafío de esta película para ti como diseñador de producción?

El mayor desafío fue definitivamente construir un mundo desde cero. Fue mi primer proyecto como diseñador de producción que se fue construido en un foro y me dio mucho miedo al principio porque estaba hurgando en un territorio desconocido. Nunca había usado un taladro en mi vida. Cuando uno se encuentra en una producción de presupuesto grande, obviamente se pueden contratar a muchos profesionales de carpintería y construcción que pueden ayudar con la logística de hacer que los diseños de los sets cobren vida, pero cuando se tiene un presupuesto limitado, solo puedes contar con un equipo muy pequeño. Tienes que tener habilidades para resolver problemas, y debes poder hacer todo. Es mucho ensayo y error, pero “Intrepid” definitivamente me dio la confianza para trabajar en más construcciones de sets en foros.

 

¡Descubre más sobre el trabajo del cineasta Alberto Achar aquí!

Facebook Comments